Ayer dábamos cuenta de la reciente publicación del libro de nuestro compañero José Luis González Gullón. Añadimos la breve reseña que ha escrito sobre su libro para  AEHRC.

Escondidos analiza la vida del Opus Dei durante los tres años de la Guerra Civil española en la zona republicana. Ocho años después de su fundación, en julio de 1936 la Obra impulsada por José María Escrivá era relativamente bien conocida entre los ambientes católicos de la Universidad de Madrid. Veintiún varones y cinco mujeres, en su mayoría entre los veinte y los treinta años, habían pedido la admisión en el Opus Dei.

El inicio del conflicto armado los separó. En los cuatro primeros meses sufrieron los efectos de la dura represión desatada contra los católicos. Escrivá se escondió en varias casas de familias amigas para evitar una muerte violenta y los jóvenes de la Obra buscaron refugios porque no querían alistarse en el Ejército popular. Concluida la Batalla de Madrid, en noviembre de 1936, el fundador del Opus Dei modificó la estrategia seguida hasta el momento. De la búsqueda de escondites permanentes se pasó a tácticas de paso a la zona nacional. A lo largo de 1937, Escrivá consiguió establecer una red de contactos con todos los miembros del Opus Dei dispersos por la zona republicana.

Provistos con documentación falsa, el fundador y cinco miembros del Opus Dei pasaron a la zona nacional en noviembre de 1937 gracias a los auxilios que les prestó una red clandestina organizada en el Pirineo de Lleida; otros cuatro miembros más desertaron del Ejército republicano. En la zona republicana quedaron hasta el fin de la guerra varios miembros del Opus Dei. Unos sirvieron a la República en el Ejército y otros colaboraron en actividades de quinta columna o permanecieron escondidos.

Provisto de la documentación que se conserva sobre este periodo en el Archivo General de la Prelatura del Opus Dei (Roma) y de archivos estatales españoles, el autor escribe una microhistoria dentro del gran drama colectivo de la guerra civil. Cada miembro del Opus Dei adquiere protagonismo propio, tanto en su modo de vivir el conflicto como en el seguimiento del fundador.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies